Cercos Eléctricos

Principales Parámetros a Considerar

El Cerco Eléctrico fundamenta su efectividad y contundencia principalmente sobre el cumplimiento de las siguientes normas:

Disuación: Este es uno de los componentes más importantes. El sistema está a la vista, no está escondido ni disimulado. Su presencia es conocida y evidente, así como la advertencia de que al intentar penetrarlo se recibirá una descarga eléctrica. El objetivo es que al ver su presencia el delincuente desista de su intención y se busque un objetivo menos protegido y más fácil de penetrar. También se disparará una alarma una vez que el delincuente intente violar el perímetro.

El Cerco Eléctrico, en casos de delincuentes que buscan entrar para llegar al estacionamiento, robar un vehículo, hurtar una residencia, es altamente disuasivo. Si bien el Cerco Eléctrico no es letal, ejerce una descarga eléctrica tal, sobre el eventual intruso, que éste reacciona psicológicamente desistiendo de su intento por invadir la propiedad al verse repelido de tal manera. En algunos casos se ha comprobado, a través del uso de CCTV, que el potencial intruso ha desistido de su intento, aún antes de concretarlo por el sólo impacto visual que el Cerco Eléctrico genera.

Detección: A diferencia de otros sistemas no reactivos, cualquier intento de penetración o manipulación que haya ocurrido disparará una señal de alarma que quedará registrada.

Eficiencia: Un sistema es eficiente en la medida en que sea sencillo, funcione a toda hora, con cualquier clima o situación. Aún en caso de fallas de energía en la zona, el Cerco Eléctrico seguirá funcionando aproximadamente entre 48 a 72hs con su batería.

Mantenimiento: Parte de la simpleza y eficiencia de un sistema se relaciona con su mantenimiento. Una vez colocado, el Cerco Eléctrico no requiere de mucho mantenimiento, salvo mantenerlo libre de vegetación, ramas y hojas de árboles que puedan quedarse atrapados, mantener tensas las líneas y chequear cada cierto tiempo el nivel de voltaje.

Daños a terceros: Al intentar penetrarlo, el Cerco Eléctrico producirá una descarga no letal, que no dejará secuelas. En éste caso, no pasará de una descarga no letal, a diferencia de otros sistemas que producen heridas punzo-penetrantes que pueden resultar en daños permanentes como por ejemplo concentrinas, vidrios, alambres de púas, clavos, etc.

Integrables: El Cerco Eléctrico es perfectamente integrable a otros sistemas de detección, como CCTV y/o Paneles de Alarmas que ya se tengan instalados en la propiedad, así como a muros de obra o concreto, rejas, cercas, etc.

Inversión: Posee un bajo costo de la instalación y su mantenimiento es prácticamente nulo. No resiste la menor comparación con cualquier otro sistema de protección perimetral, no sólo en el aspecto económico si no también en lo práctico, ya que en el caso del Cerco Eléctrico se combinan dos tipos de seguridad que ningún otro sistema reúne, la detección y disuasión simultánea. Residiendo su mayor logro en la efectividad con que repele cualquier intento de agresión.